El principal activo de la empresa son las personas y por ende su recurso más competitivo. Tanto su retención como desarrollo son imprescindibles para el cumplimiento de la misión de cualquier organización. De forma de gestionar el capital humano integramos diferentes procesos en las organizaciones como ser:  Talleres de Liderazgo, Coaching, Encuestas de Clima, Evaluación de Desempeño, Sistemas de Remuneración, etc.