He pasado muchos años al interior de una diversidad de empresas.

He
 podido observar como en las 
Reuniones Ejecutivas se 
habla constantemente
 de
 cambiar
 el
 “status quo”
 de
 las
 cosas
 al
 interior
 de
 cada
 negocio,
 es
 más,
 he
 visto
 cómo
 se
 detallan
 planes
 y
 planes
 que
 de
 manera
 específica
 tenen
 el
 propósito
de
 mejorar
 la 
posición 
competitiva
 del
 negocio.
 Sin
 embargo
 y
 con
 pena
 lo 
digo,
 he
 visto
 también
 como
 muchos
 de
 esos
 planes
 y
 propósitos
 no
 se
 llevan
 a
 cabo
 y
 en
 consecuencia
 los
 resultados
 no
 son
 lo
 que
 se
 esperan,
 de 
acuerdo 
a 
lo 
planeado.


¿Porqué
 es
 que
 suceden
 éstas
 cosas?
 ¿Cómo
 es
 que
 aún
 planeando
 no 
se 
logran
 los
resultados
 pensados?

Mí
 respuesta
 a
 todo
 ello
 es
 la
 FALTA
 DE
 LIDERAZGO.
 ¿Porqué 
lo 
digo?



Porque
 el
 Liderazgo
 es
 compromiso
 absoluto
 con
 el
 cambio,
 es
 el
 motor
 que
 hace
 que
 las
 cosas
 generen
 actividad
 y 
es 
quien
 enciende 
el
 fuego
 interior
 de
 las
 personas
 para
 alcanzar
 los 
más 
altos 
propósitos.

Hemos
 estado
 buscando
 cambiar
 nuestro
 negocio
 en
 todos
 los
 frentes,
 pretendiendo
 mejorar
 lo
 obtenido
 en
 el
 pasado
 o
 buscando
 alcanzar
 una
 posición
 competitiva
 en
 nuestra
 industria
 que
 nos
 haga
 ver
 grandes
 ante 
los 
demás.

Vemos
 como
 los
 niveles
 de 
servicio
 tiene
 áreas
 de
 oportunidad, observamos
 como
 en
 nuestro
 proceso 
interno
 todavía
 tenemos
 oportunidad
 de
 trabajar
 en
 la
 mejora
 de
 nuestros
 costos,
 o
 en
 la
 calidad
 de
 nuestro
 producto, e inclusive en la sistematización 
de 
nuestras 
actividades 
para
 alinear
 todo
 ésto
 en
 favor
 de
 quienes
trabajamos. 
Nuestros
 Clientes.

La 
gran 
realidad,
es 
que 
buscamos
 las
 mejoras
 en
 procesos,
 en
 sistemas,
 en
 tecnología
 incluso
 o
 a
 través
 de
 mejores 
financiamientos 
para 
nuestras 
operaciones,
 pero
 pocas
 veces
 buscamos
 la
 mejora
 a
 través
 de
 nuestra
 gente.
 ¿La
 razón?
 Es
 más
complicado
 cambiar
 a
 una 
persona
 que 
una
 máquina,
 las actitudes
 y
 compromisos
 por
 tecnología.
 Nos
 cansa
 trabajar
 en
 ello
 porque
 dependemos
 de
 la
 decisión
 de
 los
demás
 para
 obtener
 el
 compromiso 
más
 alto
 con
 relación
 a
 aquello
 que 
hemos
 definido
 en
 nuestro
 Plan de
 Negocios.
 Es
 absurdo
 pero
 esto
 es
 lo
 que 
realmente 
pasa.

El
 único
 camino
 viable
 y
 sostenido
 para
 cambiar
 cualquier 
circunstancia
 en 
su 
organización
 es
 a
 través 
de 
su 
gente. 
Pero 
requiere de
 su
 voluntad 
para 
realizar 
el
cambio
 junto
 con
 ellos
 porque 
es
 usted
 quien 
comanda
 el
 cambio
 de 
los 
demás 
a
partir
 de
mostrar
 un
 cambio 
congruente 
en 
sí 
mismo.

Por
 otro
 lado
 es
 usted
 quien
 debe
 eliminar
 de
 su 
camino
 a
 quienes 
no
 comparten 
sus
sueños
 y
 ésto
 requiere
 de
 carácter.
 No
 basta
 con
 tener
 una
 visión
 clara
 solamente
del
 punto
 de 
referencia 
a
donde 
queremos
 llegar, 
se 
trata
 de 
tomar
 decisiones
 que
 nos
 permitan
 llegar
 de
 la
 mejor
 manera,
 de
 decidirnos
 a
 actuar
 en
 congruencia
 con
 lo
 pretendido
 rápidamente
 y
 sin
 tapujos.
 Se
 trata
 de
 soltar
 nuestros
 miedos
 y
 avanzar
 de
 manera
 sostenida
 en
 la
b úsqueda
 de 
mejores 
cosas
 para 
usted
 y
 su
organización.

Mientras
 las 
cosas 
en 
materia
 de
 resultados 
financieros 
van
 bien,
 no
 nos
 preocupan
 tanto
 las
 deficiencias
 en
 proceso,
 pero
 cuando
 los
 resultados
 no
 se
 alcanzan
 entonces 
reparamos 
en 
cada
 detalle
 que
 ocasiona 
los 
costos
 en
 el
 proceso.
 

Paradójicamente,
 lo
 que
 hemos
 permitido
 que 
suceda
 en
 el 
pasado
 al
 tener 
una 
cadena
 de 
éxitos, 
es 
lo que
 nos 
ocasiona
 grandes
 disgustos
 cuando
 los
 resultados 
no 
son
 favorables.

El
 corazón
 de
 nuestra
 gente
 se
 enciende
 sólo
 si
mostramos
que
el
 nuestro
 está
encendido,
es
 así
 como
 se
 lidera,
 es
 así
 como
 se
 alcanzan
 los
 mejores
 resultados.


Aprenda
 entonces
 a
 actuar
 en
 consecuencia
 y
 decídase
 a
 Alinear
 su
 Negocio
 a
 pesar
 de
 los 
demás.
 Tenga 
en 
cuenta
 que 
sus 
resultados
 dependen
 directamente 
del 
equipo
 que
 ejecuta
 la
 operación,
 por
 lo
 que
 es
 importante
 trabajar
 eficientemente
 en
ésta
 dirección. 
Su
Gente / Equipo.

A
 la
 cumbre
 no 
llegará
 sólo,
 tendrá 
que
 ir acompañado de aquellos que han decidido subir junto
 a
 Usted
 y
 se
 han 
comprometido
 con
 el 
propósito
 de
 pisar
 la
 cima.

Asegúrese entonces
 de
 contar
 con 
el 
mejor 
talento 
a
 su 
favor 
para 
alcanzar 
éste
sueño.

Apunte
 alto
 en
 éstas
 actividades
 una
 vez
 que
 tenga
 definido
 el 
ENFOQUE
 correcto
 para
 Usted
 y
 su 
Empresa:

1. Seleccione 
talento, 
no 
cubra 
vacantes:
Asegúrese
 de
 contar 
con 
líderes
 desde 
el
inicio,
 no
 pretenda 
sacar
 agua
 de
 una 
roca,
si
 no
 logra
 obtener
 el
 compromiso
 con
 su
gente
 desde 
el 
primer 
día 
difícilmente
 lo
 hará
 después. 
Es
 como
 pretender
 casarse
 con
 alguien
 que
 no
 le
 ama,
 pensando
 que 
con 
el 
tiempo 
podrá 
llegar 
a 
quererle.

2. Quítese
 de 
su 
vida
 el 
peso 
de 
quien 
no 
quiere
 ir 
a
 su
 lado:
 No
 se
 desgaste
 dando
 más
 oportunidades
 de
 las
 debidas
 a
 las
 personas
 que
 no
 quieren
 ir
 con
 Usted.

Siempre 
encontrará 
quienes 
se 
puedan
 comprometer 
con
 su
 visión
 y 
en
 éste
 sentido
 quién
 le
 ayude
 a
 lograr
 sus
 sueños.
 Las 
personas 
que
 no
 se
 comprometen
 con
 usted
 seguro
 harán
 que
 otros 
más
 tampoco
 se
 comprometan, ocasionando
 un
 caos
 interno
 que
 sólo
 le
 generará
 la 
perdida 
de 
dinero
 y
 tiempo. 
Son
 tiempos 
de 
cambio, 
son tiempos
 de
 actuar
 rápidamente
 a
 los
 cambios
 del
 entorno,
 son
 tiempos
 de
 tomar
 decisiones
 de
 Alto
 Nivel
 aún
 cuando 
éstas
 signifiquen 
un 
dolor 
al 
tomarlas. 
Hágalo 
por 
sus 
clientes 
y 
por 
quienes 
si 
lo 
siguen.

“La alternativa para el fracaso es avanzar”

3. Teniendo
 la
 gente
 adecuada
 para
 hacer
 las
 cosas
 de
 la
 mejor
 manera,
 comprométase
 a
 trabajar
 en 
equipo 
con 
ellos: 
Nadie
 llega
 sólo
 al 
éxito,
necesariamente
 requiere
 del
 apoyo
 de
 otros 
actores,
 así 
que
 será
 la
 cohesión
 y
 el
compromiso
 de 
estar
 unidos
 lo
 único
 que
 le
 podrá
 sacar
 adelante.

4. Dirija
 adecuadamente:
 Desde 
el
 inicio
 deje
 en
 claro
 el
 sueño
 que
 persigue
 y
 la
 forma
 en
 cómo
 pretende
 conseguirlo.
 Hágalos
 partícipes
 del
 lugar
 a
 dónde pretende
 llegar
 junto
 con
 ellos, clarifique las reglas, lo
 que 
corresponde
 a
 la
disciplina
 y
 lo
 que
 requiere
 de
 las 
personas 
en 
términos
 de 
su 
compromiso.

5. Entrene
 constantemente: No 
pretenda 
llegar
 con 
su
 gente
 lejos, 
si
no
 los
 ha
 preparado
 para
 hacer
 un
 maratón,
 de
 eso
 se
 t rata.
 El 
entrenamiento
 jamás
 debe 
abandonarse
 y
 mucho
 menos
 aquél 
que
 tienen
 que
 ver
 con
 el
 liderazgo
 de
 las
personas.
 Recuerde:
 El 
talento
 Técnico, 
nunca 
es 
suficiente.

6. Apoye
 sin
 recato: Las
 personas
 requiere
n de
 aliento
 y
 motivación
 durante
 el
trayecto 
a
 la 
cima.
 Subir 
la 
cuesta
 no
 es
 nada
 fácil
 y
 se
 presentarán
 muchos
obstáculos
 en 
el camino.
 Usted
 y
 su
 equipo
 deben 
estar
 preparados
 para
 curar
 las
heridas
 que
 ocurran
 en
 cada
 caída, sean
 graves
 o
 ligeras,
 pero
 debe mostrar
 la
 fortaleza
 del
 equipo
 durante 
todo
 el 
tiempo 
en 
que 
tenga 
que
 caminar.
 La
 motivación
 y 
entusiasmo
 de
 todo
 el
 equipo 
depende 
exclusivamente
 de
 su 
líder.

7. Faculte
 a las
 personas: Déles
 la
 capacidad 
de 
desencadenar 
el
 poder
 de
 cada
 persona
 con
 confianza, quíteles
 el
 temor
 a
 la
 toma
 de
 decisiones
 y
 dé
 paso
 a
 la
 innovación
 y
 creatividad
 de
 cada
 miembro
 del
 equipo.
 Aquí
 es
 la
 parte
 importante
 porque
 tiene
 que
 buscar
 premiar
 las
 grandes
 contribuciones
 y
 no
 las
 actividades
 normales.
 Jamás
 pague
 por
 el
 sólo
 hecho
 de
 que
 le
 hagan
 compañía.
 Alinee
 el
 resultado
 de
 cada
 puesto
 en
 la
 organización
 con 
su 
Sistema
 de
 Compensaciones, ésto
 le
 ayudará 
a 
evitar 
los 
subsidios.

8. Entréguese
 al
 cambio: 
Abrace 
a 
las
 nuevas
 ideas,
 permita
 que
 su
 organización
 se
 convierta
 en
 una 
empresa 
en
 continuo
 aprendizaje. 
Es
 quizá
 la
 única
 ventaja
 competitiva 
sostenible
 en
 el
 futuro
 para 
usted
 y
 su
 equipo.

Haga
 posible
 una
 transformación
de
 su
 organización, cambiando
 junto
 con
 su
 gente.

Tenga 
un 
primer 
trimestre, 
lleno
 de 
resultados
 actuando
 al
 más
 alto
 nivel
 con
 su 
Liderazgo.

 

 Columnista Jorge Arturo Arias Romero